hits counter

Sistema:



Instalar el sistema operativo

Para la Raspberry existe una gran variedad de sistemas operativos. La mayoría de estos sistemas son distintas distribuciones de Linux. En la página web de la Fundación Raspberry Pi hay varias de estas distribuciones disponibles. Por su carácter genérico, la más utilizada (y la recomendada por la Fundación) es Raspbian, que está basada en Debian. Descargamos, pues, la última versión y la guardamos en una carpeta de nuestro PC. Si vamos a hacer la instalación desde Windows, tenemos que descargar también la utilidad Win32 Disk Imager, con la que crearemos la imagen del sistema Raspbian en la tarjeta SD. Este es su aspecto:

El proceso completo, paso a paso, lo haremos del siguiente modo:

  1. 1.) Descomprimimos el fichero ZIP que contiene la imagen del sistema operativo Raspbian.
  2. 2.) Insertamos la tarjeta SD (es recomendable que sea de 8 GB o más) en el lector de tarjetas de nuestro PC.
  3. 3.) Instalamos el programa Win32 Disk Imager y lo arrancamos como administrador. Nos aparecerá la ventana de la aplicación, igual a la de la imagen anterior.
  4. 4.) En Device seleccionamos la letra de la unidad de la tarjeta SD. ¡Atención! Comprueba muy bien que has elegido correctamente la letra de la unidad o podrás formatear por error el disco duro.
  5. 5.) En Image File seleccionamos la imagen del sistema Raspbian que hemos descomprimido antes.
  6. 6.) Pulsamos en el botón Write y empezará el proceso de copia de la imagen del sistema en la tarjeta SD.
  7. 7.) Terminado el proceso, pulsamos en Exit para salir del programa y desmontamos la tarjeta del lector.

Ahora seguimos estos pasos para poner en marcha la Raspberry Pi:

  1. 1.) Colocamos la SD en la ranura de inserción.
  2. 2.) Conectamos un extremo del cable de red en el conector Ethernet de la Raspberry y el otro extremo en el router.
  3. 3.) Conectamos el cable de alimentación.

Si nuestro router tiene activado el servidor DHCP, este asignará automáticamente una dirección IP a la RasPi.



Acceso mediante SSH

En lugar de dedicar un monitor y un teclado para conectarnos a la Raspberry, vamos a acceder a ella de forma remota mediante el servidor SSH que lleva instalado el sistema operativo Raspbian. Esto significa que la manejaremos desde nuestro PC o desde cualquier otra máquina de la red local. La conexión a un servidor SSH se realiza además de forma segura, ya que el tráfico de datos que tiene lugar entre el servidor y el cliente va cifrado.

ATENCIÓN: la última versión de Raspbian (Jessie) trae el servidor SSH, por razones de seguridad, deshabilitado por defecto. La forma más fácil de habilitarlo es crear un fichero vacío llamado simplemente ssh (tal cual, sin extensión alguna) en la partición que siempre se ve al conectar la tarjeta SD en cualquier PC (la partición boot), ya sea con Windows, Linux o Mac OSX.

Una vez hecho lo anterior, para realizar el acceso desde Windows, por ejemplo, podemos utilizar el programa cliente PuTTY:

Lo ejecutamos y en "Host Name" escribimos la dirección IP interna de la RasPi, mientras que en "Port" dejaremos el 22. Si no conocemos aún su dirección IP, podemos usar una utilidad como Netscan para averiguarla. Con ella escanearemos el rango de IPs de nuestra red local y veremos cuál de ellas le ha asignado el router a la Raspberry.

Ya sólo falta pulsar en el botón "Open" de PuTTY para realizar la conexión. Se nos pedirá el nombre de usuario, que es pi, y la contraseña, que por defecto es raspberry.

Si el acceso lo hacemos mediante Linux, sólo tendremos que escribir lo siguiente en una terminal:

ssh -p 22 pi@192.168.1.33

sustituyendo 192.168.1.33 por la IP de la Raspberry en nuestra red local.



Configuración básica

Una vez que hayamos realizado la conexión mediante SSH, lo primero que haremos será configurar adecuadamente el sistema operativo Raspbian que acabamos de instalar. Para ello escribimos

sudo raspi-config

y aparecerá una ventana como la de la figura de abajo para configurar determinados aspectos del sistema:

Las siguientes cinco opciones son quizás las más importantes:

  1. 1.) Change User Password: sirve para cambiar la contraseña del usuario pi, que por defecto es raspberry. Es muy conveniente hacerlo, sobre todo si nos conectamos a la RasPi desde fuera, a través de Internet.
  2. 2.) Boot Options: aquí podemos escoger el modo en que deseamos que arranque el sistema por defecto cuando nos conectemos a la RasPi mediante monitor, teclado y ratón: en modo consola (es decir, en modo texto o línea de comandos) o en modo escritorio (mostrando el sistema gráfico), para lo que seleccionaremos la opción Desktop / CLI y elegiremos el modo que nos interese.
  3. 3.) Localisation Options: nos permite cambiar el idioma del teclado (Change Locale) o la hora local (Change Timezone) .
  4. 4.) Interfacing Options: en este apartado podremos, entre otras cosas, activar el servidor SSH o el servidor VNC, con lo que podremos acceder a la Raspberry desde otro PC, bien sea en modo terminal (SSH) o en modo gráfico (VNC).
  5. 5.) Avanced Options: aquí lo más importante es Expand Filesystem, que expande el sistema de ficheros para que ocupe todo el espacio disponible en la tarjeta SD. Normalmente, el sistema realiza esta tarea automáticamente la primera vez que se inicia, pero si por algún motivo no lo hiciera, habría que ejecutar esta opción para poder usar todo el espacio libre de la tarjeta; de lo contrario, el sistema sólo reconocerá 4 GB en la misma, desperdiciándose el espacio restante.

Para ejecutar la opción seleccionada, pulsamos la tecla del tabulador hasta que quede resaltada la palabra Select y luego pulsamos la tecla Intro.

Otras opciones nos permitirán activar la cámara web (si disponemos de ella), cambiar el nombre de la máquina (hostname), "overclockear" el sistema, etc. Es cuestión de mirar detenidamente todas las posibilidades de configuración que ofrece esta herramiente y activar/modificar aquellas que necesitemos hasta adaptar el sistema a nuestro gusto.

Una vez configuradas las opciones anteriores según las necesidades de cada usuario, es el momento de actualizar la lista de paquetes y la propia distribución Raspbian mediante estos dos comandos:

sudo apt-get update
sudo apt-get upgrade -y

Ambos comandos deberemos lanzarlos con cierta frecuencia para tener siempre actualizada nuestra distribución, tanto en lo que se refiere a la lista de paquetes como a la corrección de posibles fallos en los mismos.

Actualizar el firmware

Otra cosa que podemos hacer es actualizar el firmware de la Raspberry Pi. Antes de hacerlo, conviene tener bien puesta la hora local. La actualización se guarda en la tarjeta SD, por lo que no hay peligro de dañar o romper el equipo. Si algo saliera mal, sólo habría que reinstalar Raspbian y volver a configurar de nuevo el sistema. Lo actualizaremos así:

sudo rpi-update

Una vez acabado el proceso de actualización, debemos reiniciar para que los cambios surtan efecto:

sudo reboot

Y ahora podremos comprobar que disponemos, además, de una nueva versión del kérnel en nuestra máquina. Lo haremos con este comando:

uname -r



Usar una IP estática

Estamos dando por supuesto que nuestra IP local nos la asigna el router mediante el servidor DHCP que lleva incluido. Pero para identificarla en nuestra red local de forma inequívoca y, sobre todo, si vamos a instalar aplicaciones que requieran la apertura de puertos, es mucho más conveniente asignarle una IP estática a la RasPi.

Para hacerlo, vamos a ir antes de nada al directorio /etc/network y hacemos una copia de seguridad del fichero interfaces para poder recuperarlo posteriormente en caso de necesidad:

cd /etc/network
sudo cp interfaces interfaces_backup

Y ahora editamos el fichero original:

sudo nano interfaces

En él haremos las modificaciones oportunas para que el contenido del fichero quede así:

auto lo
iface lo inet loopback

auto eth0
allow-hotplug eth0
iface eth0 inet static
address 192.168.1.33
netmask 255.255.255.0
gateway 192.168.1.1

La línea iface eth0 inet static es la que indica al sistema que vamos a usar una IP estática. La que comienza por address es la que asigna la IP estática a nuestra máquina, así que podemos poner al final el número que queramos (dentro del rango de IPs de nuestra red local). La línea de gateway debe corresponder con la IP de la puerta de enlace, es decir, de nuestro router.

Guardamos la nueva configuración (Ctrl+o, Intro, Ctrl+x) y cuando reiniciemos, ya tendremos asignada para siempre esa IP a nuestra Raspberry Pi, lo que nos facilitará el acceso por SSH.


ACTUALIZACIÓN

A partir de la versión Jessie del sistema operativo Raspbian, es conveniente utilizar el fichero /etc/dhcpcd.conf para asignar una IP estática en lugar del fichero /etc/network/interfaces que hemos usado antes. De hecho, si editamos este último, así se nos indica en las primeras líneas del mismo:


Por tanto, para hacerlo de esta nueva forma, editamos el mencionado fichero:

sudo nano /etc/dhcpcd.conf

Nos desplazamos hasta al final del mismo y ahí realizamos las modificaciones o añadidos necesarios para indicar la IP estática, de modo que quede así:

interface eth0
static ip_address=192.168.1.33/24
static routers=192.168.1.1
static domain_name_servers=192.168.1.1

En la primera línea se indica el nombre de la interfaz de red que vamos a configurar (eth0); en la segunda ponemos la IP estática que queremos asignar a la RasPi (192.168.1.33); en la tercera línea escribimos la IP que corresponde a la puerta de enlace (el router); y en la cuarta pondremos un servidor DNS (en el ejemplo anterior hemos indicado que lo tome del propio router).



Conectarse por wifi

Una vez que tenemos asignada una IP estática, tal vez queramos conectar con la RasPi mediante wifi en lugar de hacerlo a través del cable Ethernet. Si es así, veamos cómo tenemos que realizar la configuración del fichero /etc/network/interfaces para lograr que funcione correctamente nuestro adaptador wireless. Este será ahora el contenido de dicho fichero:

auto lo
iface lo inet loopback

auto wlan0
allow-hotplug wlan0
iface wlan0 inet static
address 192.168.1.33
netmask 255.255.255.0
gateway 192.168.1.1
wpa-ssid NOMBRE_RED
wpa-psk CONTRASEÑA

Observemos que el adaptador inalámbrico se llama wlan0, mientras que eth0 era el nombre del dispositivo Ethernet que habíamos venido usando hasta ahora. Y tengamos en cuenta también que se trata de una red inalámbrica con seguridad WPA-PSK.

Naturalmente, tenemos que cambiar NOMBRE_RED por el nombre de la red inalámbrica a la que nos queremos conectar y CONTRASEÑA por la contraseña de acceso a esa red.



Acceder desde Internet

Dado que la mayoría de nosotros no tenemos una IP fija (sino IP dinámica) en nuestra conexión a Internet, para poder acceder desde fuera de nuestra red local a la RasPi, necesitamos crearnos previamente un dominio virtual. Podemos crear uno gratuitamente en No-ip, por ejemplo. Una vez creado desde su web, nos descargamos e instalamos el cliente en la Raspberry. Lo haremos así:

mkdir no-ip
cd no-ip
wget http://www.no-ip.com/client/linux/noip-duc-linux.tar.gz
tar -zxvf noip-duc-linux.tar.gz
cd noip-2.1.9-1                 [o el nº de versión que hayamos descargado]
make
sudo make install

Al empezar la instalación nos solicitará nuestros datos de la cuenta de No-ip (email, contraseña y nombre del dominio), comprobará el dominio virtual indicado y nos preguntará el tiempo de actualización del mismo, que por defecto es de 30 minutos.

Para iniciar el servicio debemos escribir lo siguiente:

sudo /usr/local/bin/noip2

Autoarranque de No-ip

Si queremos que No-ip se inicie automáticamente cada vez que encendamos la Raspberry, debemos de hacer varias cosas. Primero creamos el siguiente fichero:

sudo nano /etc/init.d/noip2

Luego insertamos este código en el fichero que acabamos de crear:

#! /bin/bash
### BEGIN INIT INFO
# Provides: Servicio No-IP
# Required-Start: $syslog
# Required-Stop: $syslog
# Default-Start: 2 3 4 5
# Default-Stop: 0 1 6
# Short-Description: Arranque automatico para No-IP
# Description:
#
### END INIT INFO
sudo /usr/local/bin/noip2

Ahora lo guardamos (Ctrl+o, Intro, Ctrl+x) y le damos permisos de ejecución:

sudo chmod +x /etc/init.d/noip2

Finalmente lo ponemos en la cola de ejecución:

sudo update-rc.d noip2 defaults

A partir de este momento el servicio No-ip ya estará activo y funcionando en el sistema. Podemos comprobarlo con este comando:

sudo /usr/local/bin/noip2 -S

Si con el tiempo necesitáramos reconfigurar la aplicación, podremos hacerlo así:

sudo /usr/local/bin/noip2 -C

Recordemos que antes de poder acceder, por ejemplo, por SSH necesitamos abrir el puerto 22 en nuestro router y redirigirlo a la IP local de la RasPi. Hecho esto, ya podremos arrancar Putty y escribir en el "Host Name" el nombre de nuestro dominio de No-ip (por ejemplo, midominio.no-ip.org) para tener acceso a la Raspberry y manejarla remotamente igual que si estuviéramos delante de ella.



Instalación de Webmin

Más arriba hicimos una configuración básica del sistema Raspbian. En los últimos apartados hemos realizado algunas tareas más de configuración. Sin embargo, los usuarios que posean un conocimiento avanzado del sistema, seguramente querrán hacer una configuración mucho más completa del mismo. Para ello podemos usar Webmin, que posee dos ventajas: en primer lugar, ofrece una interfaz web para administrar de forma gráfica el sistema operativo (en lugar de hacerlo empleando la línea de comandos) y en segundo lugar, permite realizar la configuración del sistema desde un mismo sitio, sin tener que ir saltando de directorio en directorio.

En la página web de Webmin podemos ver cuál es la última versión de esta aplicación. En este momento es la 1.750, así que nos la descargamos:

wget http://sourceforge.net/projects/webadmin/files/webmin/1.750/webmin_1.750_all.deb

Antes de instalarla debemos asegurarnos de que tenemos en el sistema las dependencias necesarias:

sudo apt-get install libnet-ssleay-perl libauthen-pam-perl libio-pty-perl apt-show-versions libapt-pkg-perl

Hecho lo anterior, ya podemos proceder a la instalación de Webmin:

sudo dpkg -i webmin_1.750_all.deb

Una vez finalizada la instalación, accederemos a la interfaz web de la aplicación utilizando el navegador de nuestro PC, mediante https, poniendo la IP local de la Raspberry y el puerto 10000, así:

https://192.168.1.33:10000

Puesto que se trata de una conexión segura, debemos añadir una excepción de seguridad en el navegador. A continuación se nos pedirá el nombre de usuario y la contraseña. Para poder hacer todos los cambios que queramos, debemos acceder como root (que es el administrador del sistema), con su correspondiente contraseña. Si no le tenemos puesta una contraseña específica a root, ahora es el momento de hacerlo:

sudo passwd root

Se nos pedirá que escribamos la contraseña dos veces:

Una vez que accedamos a Webmin, veremos a la izquierda el menú de configuración del sistema. Una de las primeras cosas que podemos hacer es cambiar el idioma de la propia interfaz, seleccionando en el menú Webmin - Change Language and Theme las opciones que se muestran en la imagen de abajo. Escogemos el español (o el idioma que queramos) y hacemos clic en el botón Make Changes. Cuando entremos de nuevo en Webmin, ya nos aparecerá en el idioma seleccionado.



Atención: si accedemos como root para realizar una configuración detallada del sistema, debemos tener claras las cosas y saber bien lo que hacemos, pues el administrador tiene permiso para hacer todos los cambios que desee en el sistema, lo que puede dejarlo inutilizado si cometemos un error grave.